pincha en + para abrir la barra___
+
Blog Publico, El blog donde todo el mundo puede escribir _______ ¿Como escribir?
Ultimas 10 ¿Que es esto? ¿Como escribir? Enviar pings Enlazanos e-mail XML RSS

lunes, septiembre 04, 2006

Después de la "instalación" de la Sexagésima legislatura -abro un paréntesis, ¿Por qué les dará hueva a los comunicadores y políticos de este país decir sexagésima? ¿Sentirán que usan demasiadas palabras para referirse sólo a una cosa?, se cierra el paréntesis- únicamente queda por hacer el recuento de los daños. Las pretensiones de todos y cada uno de los legisladores de este país se hicieron patentes una vez más. Y me refiero a todos, no hay quien sea mejor, no hay quien pueda decir que sólo va a legislar en favor de los mexicanos. Todos tienen la culpa. Sin embargo, y a pesar de lo que puedan decir algunas voces, los diferentes integrantes de las agrupaciones políticas de esta nación, se portaron, digamos, a la altura. No hubo derramamiento de sangre, no hubo encontronazos entre Pejistas y fuerzas del orden público. No hubo trifulca en el estrado del Palacio de San Lázaro. Bueno, hasta Fox decidió no ser "entrón" entregar el informe y regresarse a su casa ¿Quién lo dijera? El saldo más importante somos nosotros, y no me refiero sólo a los que votaron por Calderón, Madrazo, Elba o López Obrador. Todos somos el saldo de las elecciones del 2 de julio. En el recuento de daños y víctimas por el meteoro que acaba de sacudir las costas mexicanas, todos somo responsables y todos somos damnificados. Pero eso jamás lo verán los políticos, ninguno de ellos. Bien decía alguien por ahí -e insisto, una vez más- : "El gobierno es el enemigo histórico del pueblo". Que de eso no quepa duda, no importa de qué color se vista, de qué amarillo, verde o azul adornen los banderines que traigan próximamente al Zócalo. Estaba leyendo un artículo enviado por la escritora Verónica Ortiz Lawrenz en la revista Eme-Equis y que apareció en la sección La Cáscara de la Historia, -página 12 para mayores referencias. Es sumamente triste que "pseudo-intelectuales" continúen en el mismo tenor. Apoyar a una persona a la que lo último que le importa es la democracia, convencidos, -convenciendo a los demás- hasta la médula que las intenciones de Sor Peje de la Democracia y Media es el candidato impuesto por el destino y los designios de los antiguos militantes de la izquierda en México, como el individuo más apto para gobernar este país. Lo que resulte opuesto a esto, simplemente es "espurio", "condenable", "deleznable", retrogrado, fraudulento y se cuece al lento, pero constante hervor de las injusticias sociales cometidas contra el pueblo. Si uno se opone a sus extraordinarias reflexiones, se observar como cualquiera puede verse convertido instantanemente en integrante de las fuerzas obscuras de un largo compló, miembro y saboteador de la democracia. Y eso de entrada es injusto. Califican, descalifican y señalan, pero a cambio piden, exigen para si mismos, todo lo contrario. Bueno, -según sus elevadas razones- es que ellos sí pertenecen a un movimiento libre y democratizador. Piden no se les prejuicie, solicitan paciencia por parte del resto de la población, subrayan que su causa es justa por eso nos secuestran a los demás, incluso en nuestra propia casa. Sin embargo, lo que piden para sí, no es lo que dan a cambio. Me da un poco de pena que la gente siga esperando a un "Mesías", a un redentor de la clase política que sí piense en el bienestar de la gente, de los oprimidos, de los campesinos, de los olvidados por el sistema, del pueblo en general. Uno que sí reparta, uno que sí anhele el bienestar y desarrollo de la población. Uno que sí piense que la educación es un elemento básico para crecer como país. A esos que siguen esperando -o creen que ya lo encontraron- déjenme decirles que en su ingenuidad, nos están golpeando a todos, incluidos ustedes mismos. Que si estuvieran realmente comprometidos con la sociedad a la que dicen defender -aún cuando ésta les ha dicho que no intervengan sino se les ha pedido- hubieran estado siempre pendientes, hubieran participado, habrían formado agrupaciones, órganos distintos al gobierno para monitorearlo, pero no únicamente al federal, sino a toda aquella administración local, municipal o regional. Por ejemplo ¿Qué ha pasado con esa inciativa aprobada por la pasada ALDF, donde se le da un plazo de confindecialidad de 10 años a los movimientos y acciones del Gobierno del Distrito Federal? Moción que se aprobó al vapor y gracias a la aplanadora que tenía el PRD en esa cámara legislativa, antes que AMLO concluyera su mandato el frente de la ciudad más grande del planeta. ¿Por qué si el IFAI les pide cuentas, ellos se limitan a decir que esa es Información restringida? ¿Por qué si un ciudadano común y corriente solicita este tipo de información, casi, casi se le hace una auditoria, se le piden papeles credenciales, se le investiga exhaustivamente, se le conmina en primera instancia a desistir y para finalizar -si uno no claudica en este intento- se le niega la información requerida? Pero como diría en antaño el TRI: "¿Por qué se quejan de la paja en el ojo ajeno, si tienen una viga en el trasero?" Entonces aquí se puede ver una aplicación dispareja de la ley. Lo que me conviene lo acepto, lo que no, pues que se vaya al basurero. Pero así son todos los políticos, decir que sólo Andrés Manuel López Obrador es así, sería bobo de mi parte. Es sabido por ciudadanos normales que las huestes de AMLO son propietarias de cosas como el "Frente Popular Francisco Villa" "Los Panteras" y demás.



, ,
Tags Blogalaxia: ,


Posted by Unknown | | Email post



Remenber Me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.


« Home | Luto en Dominicana » //-->





Post a comment :