pincha en + para abrir la barra___
+
Blog Publico, El blog donde todo el mundo puede escribir _______ ¿Como escribir?
Ultimas 10 ¿Que es esto? ¿Como escribir? Enviar pings Enlazanos e-mail XML RSS

miércoles, noviembre 09, 2005

Para fujimoristas (o afectos al síndrome de la esposa humillada)


Reproduzco en su totalidad un artículo de Maritza Espinoza que retrata en su magnitud psicológica más profunda al profeso fujimorista de estos tiempos. Disfrutenlo y mientras tanto, que vuelva, que vuelva Fujimori, pero eso si, muy bien enmarrocado.

Cosas de la Tribu
Chino Violador

Maritza Espinoza.
Editora del suplemento Domingo.

Más allá del pobre show mediático que presentó Fujimori en Santiago, el reciente episodio lleva a preguntarnos qué clase de pueblo somos para que una porción importante de la opinión pública todavía le dé crédito político a un sinvergüenza de esa envergadura.

Sin contar con lo judiciables que puedan ser sus delitos, lo indudable es que Fujimori es un tipejo que violó todas nuestras instituciones, se burló de nosotros como país enviándonos su renuncia por fax, que subestima al Perú tanto que usa su nacionalidad peruana sólo cuando le conviene y trata con la punta del pie a sus seguidores más cercanos (la más lúcida de las cuales no es, para él, mucho más que una mucama).

Por eso, que haya un significativo segmento poblacional, especialmente en los niveles más bajos, que le perdona todo bajo el discutible argumento de que "derrotó" al terrorismo y "estabilizó" la economía tras el alanazo hiperinflacionario, habla más de nosotros como pueblo que del propio prófugo.

La actitud de esos peruanos recuerda, en todos sus detalles, a la de aquellas mujeres que tienen un marido abusador que las golpea, las humilla, las viola y les saca los cuernos públicamente, y lo perdonan una y otra vez sólo porque, mal que bien, para la olla en casa.

Estas mujeres tienen –lo dice la sicología– una autoestima por los suelos, una valoración tan baja de sí mismas que están convencidas de que no merecen nada mejor que esa piltrafa que les regaló la vida. Son mujeres que necesitan, para sentir que existen, la presencia autoritaria y prepotente de un macho en sus vidas. Son mujeres que no protestan, no se quejan ni denuncian a su agresor así este viole a sus propios hijos.

Si los peruanos eligiéramos nuevamente a alguien como Alberto Fujimori –quien ha hecho del cinismo su principal capital político, del atropello un programa de gobierno y del menosprecio a nuestro país una estrategia de marketing– mostraríamos al mundo que sufrimos, claramente, del síndrome de la esposa golpeada. Esa esposa tan ciega y enferma que es capaz de pensar que ama a su propio violador.


Perú/Política/Origami con los boletos del micro


Posted by SERGIO | | Email post



Remenber Me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.


« Home | Una foto » //-->





Excelente post.

Posted by Anonymous Anónimo #  

~Oo°~

Post a comment :